30 de marzo de 2008

La vida da vueltas

Conmigo, por lo menos, la vida da vueltas o todo se paga. Frases tan trilladas, pero a la vez tan ciertas a la hora de la verdad. Cierta vez le dije a mi pareja -de una época gris de mi existencia- que rompiera la amistad que tenía con un chico, a quien juzgué de lo peor, sin argumentos sólidos. Creo todavía que es de lo peor, pero no sé por qué. Le pedí que eligiera entre ese tipo o yo. Me escogió a mí. Y así pasamos muchos años juntas sin ese incómodo amigo al que consideraba una mala influencia para la relación. Pero un día esa relación se rompió y me fui. Ella volvió a la vida que dejó y ese amigo estaba allí, celebrándole su primer cumpleaños de soltera nueva. La que no estaba era yo. Y los días siguieron, y ese amigo estuvo allí y está allí.
Hoy, una amiga muy querida, acaso mi mejor amiga, me dice que su pareja le ha prohibido ser mi amiga. Semanas atrás, hablando de este tema con mi amiga a quien llamaré G, le dije: "Sé feliz y renuncia a mi amistad, si el amor que tienes es fuerte y verdadero". Pues ayer G anunció que yo ya no era parte de su vida, porque su flamante pareja así lo exigía.
Debo confesar que me puse a llorar, que cuestioné amárgamente su decisión y me pregunté si vale la pena sacrificar una amistad por un amor. Entonces, recordé mi estúpida actitud hace varios años con mi ex pareja. Y tuve más ganas de llorar, porque entendí que me equivoqué, y que el tiempo, minuto a minuto, me lo hace saber.
No tengo argumentos para juzgar a la pareja de G, pero diré –por supuesto- que es un mal amor, que le pondrá los cuernos, que es pérfida, que no la ama. Y quizás me esté equivocando, como me equivoco en todo.
Ahora se equivocan conmigo. La flamante pareja de G asegura que yo no soy fiable por mi pasado tormentoso y por haber sido pareja de G en un tiempo remoto. Creo que sí soy fiable, sobre todo con G, porque la quiero como a una hermana. Pero no es fácil de entender, quizás la única que todavía me entiende en este asunto es mi actual pareja.
Hoy, que todo me parece más oscuro que de costumbre, pienso que no hago otra cosa en esta vida que equivocarme. Juzgo a primera vista, condeno a la hoguera, calcino con mi mirada, sentencio. Y ahora me condenan a mí, me separan, me excluyen por no parecer adecuada para mi amiga.
Este post no es para decir que la amistad resiste todo. Lo único que intento es demostrar que la vida da vueltas. Eso lo sé hace un tiempo, por eso trato de no joder tanto a la gente que amo, pero jodo y lo arruino. Razón tiene mi pareja al decir que arruiné sus sentimientos para conmigo. Me ama, pero no como antes. La culpable: YO y mi mochila de defectos.
Tendría que borrar todo mi pasado, eliminar este blog, tirar por la ventana mis fotos, hacerme una liposucción, pintarme el pelo de amarillo… Tendría que comenzar de cero, para no ser esto que soy, para no pegarme a nadie, para no crear ataduras, para no llorar como lloro, para no sentir que me han quitado un brazo o una pierna. Tendría que ser otra persona. Y no se puede. Lo saben bien. Así me cambie de sexo, así me haga mormona, así me case, así me guste criar monos y no gatos, así mil cosas, seguiré siendo la misma, corrigiendo sin suerte mis defectos cada 24 horas.
Porque todo se paga en esta puta vida es que decidí no arruinarle a nadie la existencia, pero ¿acaso pude?
Resulta que G y todo su recuerdo deben ser expectorados de mi vida. Otra renuncia más, en tan corto tiempo. No sé si estoy preparada para continuar sonriendo con el peso de tantos fracasos personales.

28 de marzo de 2008

Rutina


El día empieza muy temprano, cuando la noche parece que sigue y la madrugada se te ha pegado en el cuerpo. Todo se hace más rápido de lo habitual en mi vida: bañarme, pasar café, chequear que no falten en mi cartera encendedor, mota, plumón, llaves, cepillo de cabello, mi carné.... Dar de comer a mis gatas, mirar que todo esté desconectado, confirmar que mis celulares estén en su sitio, comprobar que tengo sencillo para que nadie me joda con la boba pregunta de siempre.
Cierro la puerta, camino al paradero, preguntándome si vale la pena trabajar tanto. El reloj marca las 6:30 a.m. Demasiado temprano para estar afuera. Quisiera dormir tres, cuatro, diez, cien horas... !MÁS!
Estoy en una combi, porque me niego a seguir dependiendo de los malditos taxistas. Ya no busco carro. En una hora aterrizaré en mi destino. Todos los días son iguales. Ni una pizca de locura.

20 de marzo de 2008

Suplemento gay, el primero en América Latina




Página/12 es un diario argentino al que sigo siempre a través de la web. Grande fue la sorpresa al enterarme de la noticia: se trata de Soy, un suplemento que saldrá todos los viernes con el diario. Es el primer diario en América Latina que se ocupa de la diversidad sexual, de manera abierta y comprometida.



Marta Dillon, coordinadora del suplemento, asegura que "vamos a enfrentar los tabúes, a poner en primera plana los problemas que tenemos, y no pensamos pedir permiso a nadie".



El primer número ahondó en las familias no tradicionales, esas en las que un niño tiene dos papás o dos mamás. Las nuevas familias y la legalización del matrimonio de las parejas del mismo sexo, o las dificultades de ser gay son temas que cada viernes estarán al alcance de todos.



"No hay nada dramático, espectacular ni espantoso detrás del velo que cubre lo gay», declara Dillon a la agencia EFE.



«Es un suplemento que puede leer todo el mundo, no sólo los homosexuales, porque todo el mundo va a reír y se va a emocionar con las historias de vida», afirma.



Soy es también un suplemento cultural que pretende reflejar los aportes de los artistas homosexuales a la escena artística argentina.



¿Algún diario peruano se atreverá? La prensa actual -de la cual soy parte- publica esporádicamente notas sobre gays y lesbianas. Algunos medios, como Perú.21, lo hacen con seriedad y profesionalismo. Otros, solamente aprovechan algún escandalete para vender diarios.



Sin duda, lo de Página/12 es una buena noticia. La comunidad gay local debería pensar en la posibilidad de seguir el ejemplo. Si los medios no los empelota siempre habrá alguna salida.



Aquí el artículo ¿Te creés que somos tontos, papá?, tomado de un portal gay.



Lima Psycho

Mi pareja y mi ex pareja están sentadas en la salita de espera de la Clínica Internacional, aguardando su turno con la doctora Gaby, mi psicóloga. Esta historia sería buena si las dos estuvieran allí para librarse de mí, pero lamentablemente todo es de lo más terrenal. La primera va porque no se aguanta y la segunda va porque quiere aguantar. Puede ser que yo tenga que ver con la primera, pero no con la segunda. Para su suerte, ya salí de su vida.
Lo curioso es que coincidan en el lugar y casi en la hora. Yo las recomendé, por supuesto.
La Doc es buena onda. Me salvó de las pastillas y me ayudó a superar la depresión, tanto así que podría decir que hoy estoy triste, pero no tengo ganas de matarme ni nada parecido. Quiero dormir sí, lo cual es un preocupante indicador.
Pero estoy viva y haciendo más cosas de las que pensaba.
Lima te enloquece, como a Calamaro le enloquece Buenos Aires, o como a Chavela Vargas la enloqueció el DF. Así que no es culpa de Lima en verdad. La culpa es de los locos como yo. Este post se llama Lima Psycho porque todos necesitamos psiquiatra o psicólogo para no matarnos o para entendernos un poco más.
Si no lo necesitamos es, de pronto, porque somos subnormales, como dice mi amiga Rosy cada vez que se refiere a un peruano tonto, del tipo cajera de Metro. O quizás estamos ya en el fondo, rematados. Como suele pasar, como parece que son los ahora famosos EMOS, esa rara especie dizque descubierta por Enemigos Íntimos.
Pero volviendo a este post diré que yo aprendí la lección, pero soy salvaje y GROTESCA a la hora de decir lo que quiero. Eso dice mi pareja. Quizás sea mejor no decir nada y dejarse llevar como una hoja hacia un rinconcito de la basura. Quedarse allí hasta que cualquiera te mee encima y acabar en la pista aplastada por una combi. En ese estado de trituración morir feliz. Eso quizás deba ser yo. Una hoja en la basura, orientada hacia la muerte lenta.
Estoy aburrida. Es fin de semana largo. Tengo un millón de cosas por hacer, pero solo estoy delante de mi PC inventando tonterías, escribiendo para no dormirme y aguardando la hora de la visita.
Cómo será estar en el Larco Herrera. Eso se pregunta una amiga. El Larco Herrera debe ser muy Psycho. Lo he visitado tres veces por cuestiones de trabajo. Salí ilesa. No tuve ganas de internarme. Nadie me contagió su locura.
Dos personas cercanas también están dispuestas a buscar ayuda psicológica. Les pesa el alma, que es peor que cualquier peso. Confían en mi consejo.
Solo que hoy casi no tengo ganas de recomendar nada.
Parece que solo me he quedado con las palabras de siempre.
No quiero pensar que mi Doc falló. La que falla a cada minuto soy yo.

17 de marzo de 2008

Solo las lesbianas quieren casarse

Dice la congresista Fabiola Morales que solo las lesbianas y los gays quieren casarse en el Perú. Esta fue su respuesta a la llamada ley del divorcio rápido. No termino de entender si está a favor o en contra del matrimonio homosexual, pero me parece muy bien que la legisladora resalte ese deseo en la comunidad, el cual -por cierto- existe y comparto aunque no al ciento por ciento.
¿Realmente queremos casarnos en un matrimonio masivo, con música de Alaska y Rafaella Carrá? Francamente no lo sé. Nadie me ha invitado a ninguna boda. Y en lo personal he pedido matrimonio, pero no me han dicho ni Sí y menos No, lo cual quiere decir que YA VEREMOS, o sea SIGO A PRUEBA. Sea como sea, lo cierto es que cada vez que alguien habla del bendito matrimonio homosexual, la comunidad gay en pleno siente que ha llegado la hora de abordar el tema con seriedad. Las esperanzas de un debate alturado e inteligente las tenemos todos, incluso los incrédulos. A lo largo de mi carrera periodística -que no es corta, ya casi cumpliré la mayoría de edad-he hecho infinitas notas sobre el enlace gay, el hipotético y soñado matri gay. He perdido parejas, me han salido canas, he engordado, terminé la universidad, crucé Lima de cono a cono en busca de un depa que me enganchara, me he cansado de cargar cajas con mis libros y mis gatos de madera, he pasado por el psiquiatra, me he querido morir, he querido vivir, me hice profesora, me volví fiel, gané 5% de tolerancia, ahorré, sobreviví a la depresión, me enamoré por Internet, entendí que diablos era el HI5, aprendí a usar el MP3, Fujimori está preso.... Y el matrimonio gay sigue siendo una ilusión o una patinada, como esta última, en boca de doña Fabiola Morales.


9 de marzo de 2008

Mamá lesbiana

No estoy ni a favor ni en contra. Creo que hay buenos y malos padres, al margen de su opción sexual. Lamentablemente, esta sociedad pone la cruz a los padres gays y a las madres lesbianas. A diario nos topamos con opiniones desafortunadas, en las que se asume que el hijo de un papá gay será homosexual, porque tuvo un mal ejemplo.
Mal ejemplo lo dan a diario los padres infieles y bien machos, las mamás que abandonan el hogar por una aventura con un tío bien macho. Mal ejemplo fue mi papá (demasiado macho) y sus infidelidades descalabrantes; y su egoísmo e indiferencia. Mal ejemplo fue cuando me llevó a su casa de rico para invitarme un almuerzo valorizado en más de 100 dólares. La pensión que me daba cada cuatro o seis meses ascendía a 100 dólares. Y mi papá no tenía ni un pelo de gay.
En fin. Me quité ese dolor (o parte de ese dolor) pagando mis estudios con mi sueldo de practicante en canal 7 y estudiando como loca para no perder mi media beca, y a veces beca entera. ¿Hubiera preferido un papá gay? Ahora sé que eso no tiene nada que ver.

No sé si llegue a tener hijos y no sé si llegaré a ser un buen ejemplo. Espero que si los tengo cumpla mi papel con todo el amor y la dedicación que el nuevo miembro de la familia se merece.
En algún momento casi fui mamá de un niño. Y fui feliz y no creo que haya sido un mal ejemplo, simplemente fui lo que soy las 24 horas, con la única finalidad de que ese niño creciera con las cosas claras. Una de ellas, acaso la más valiosa, era muy sencilla: Sé lo que quieras ser, pero no hagas daño a nadie ni permitas que te lo hagan.
No sé qué pasará con él. Ya tiene 16 y es casi un hombre. No es gay (hasta el momento) Y sé que se esfuerza por no fastidiarle la vida a nadie, menos a su mamá que es lesbiana.
Yo veo a la persona que amo y le digo para tener un bebé. No sé qué pasará. No creo que acepte. Y la condición de librarme de mis gatas antes de un embarazo no me convence así que veremos el tiempo pasar, aunque quizás llegue la hora del compromiso y del matrimonio en el país más cercano donde dos como nosotras se puedan casar.
Quizás llegue el día de la adopción o ya veremos. Yo solo tengo claro que para ser mamá o papá no se debe dejar de ser lesbiana o gay. Para ser mamá o papá solamente tenemos que ser mejores personas. Y eso es más difícil que dejar la opción sexual en el clóset.

6 de marzo de 2008

Quién inventó todo esto

Eres lo peor del mundo. Intolerante con el aire, con el tiempo, con el dolor. Todo lo bueno que tienes lo malogra tu carácter y tus obsesiones. Ya no vales nada. Y hace solo un año te dijeron que eras lo máximo y estúpidamente, como siempre, lo creíste. ¿Acaso no sabías que la rutina y el verdadero rostro de las personas acaba por transformar a todos en pequeños monstruos? El monstruo en este caso soy yo, asfixiado en el lodo de malos entendidos, de decepciones, rabias, resentimientos y heridas. No era lo que esperabas. Soñaste, ilusa, que una hoja en blanco era una hoja en blanco. Pronto te darías cuenta de que una vez que manchas la hoja ya lo arruinaste.
Muérete!!! Te lo dijeron y la palabra quedó clavada en tí, acaso como un salvavidas. Quién inventó mi obsesión, cómo nació, cómo se construyó sobre mi impericia.
Quisiera tener 20 años y no estos trece adicionales que solo me han lastimado. Por mi culpa, claro. Si no lo digo seré una farsante. Yo soy la culpable de todo. Cuando se cumple tu secreto deseo, cuándo me muero: fecha y hora (para despedirme de mi gata y decirte también que hice todo lo que pude por hacerte feliz, pero soy peor de lo que imaginaste y de lo que yo misma imaginaba).

5 de marzo de 2008

Mujer inconveniente

Una canción que me dedicaron y que está muy buena.

4 de marzo de 2008

Insomnio

He recuperado el insomnio. Y me duele la cabeza de dormir poco.
No encuentro la razón exacta, pero he aquí algunas posibles causas:

  1. Mi blog http://clasesdeperiodismo.blogspot.com/ creado especialmente para mis alumnos de periodismo.
  2. Mi angustia por terminar de escribir mi libro de sexo.
  3. La frustración que me causa no aprender a manejar.
  4. La frustración que me causa no encontrar el carro que necesito, para practicar, chocar y, si la ciudad me lo permite, manejar hasta la universidad y de allí al diario.
  5. Las desesperadas ganas de devorar más libros en tiempo récord.
  6. El diario.
  7. Mi próxima maestría en periodismo digital.
  8. El deseo sincero de volver a vacacionar.
  9. El temor que me causa llegar tarde a clases. Debo despertar a las 5: 20 a.m., abrir los atunes a mis gatas, pasar café, bañarme, cambiarme, peinarme y salir a buscar una combi, mirando el reloj y rogando que a las 7:45 a.m., como sea, contra viento y marea, esté en el lugar donde debo de estar. Aclaro que no tomo taxis (he declarado personas (personas?) no gratas e indeseables al 99.1% de taxistas), salvo cuando terminan las clases y debo volar al diario, donde nadie me espera a la 1:00 p.m., pero la puntualidad es mi gran defecto. Antes creía que era una virtud, pero los impuntuales me han convencido de que es solo un defecto.
  10. Mi amor, que me tortura y endulza.

1 de marzo de 2008