22 de noviembre de 2007

Dice mi mamá

Llama mi mamá. Entre otras cosas acaba preguntándome lo que siempre tuvo en la punta de la lengua: "Podrías recuperar tu vida normal, la de antes...". Se remonta a aquellos días en los que tenía 18 años y había escogido el camino aparentemente correcto: el camino de ir por la vida con chicos. Eran días en los que no conocía el sufrimiento. Mi único estrés se reducía a esconder al novio, pues a mi mamá no le gustaba. En esos días yo no conocía como hoy el estrés, tampoco conocía el amor, el desamor... Todo era como un mar quieto, sin sobresaltos, sin angustias... O quizás todo fue en menor medida. Hoy, a los 32 años, mi vida se ha desbarrancado y ha surgido de las cenizas. Mi pareja no quiere que escriba cosas feas. Y le haré caso, porque cada palabra revela una herida abierta, un odio malsano, una rabia criminal. Así que tendré buenos modales, conservaré a mi chica con uñas y dientes, y dejaré el pasado atrás.Simplemente quiero decirle a mi mamá que con esta opción no hay vuelta atrás. Las mujeres, mamá, (y te incluyo y me incluyo) somos unas desgraciadas cuando amamos mal o a medias. Yo quise y me quisieron mal. Cuando no quise me quisieron bien. Pero en eso radica el encanto de las mujeres. Que lo digan los hombre sufrientes, que lloren en mi hombro, que se quiebren, que chillen...Amar a una mujer es un drama. Las mujeres somos antipáticas por naturaleza, caprichosas por vocación, engreídas porque el cuerpo nos lo pide... Somos encantadoras, multiorgásmicas y capaces de fingir orgasmos cuando la ocasión lo exige.
Amo ser mujer, aunque a veces despierto con la loca idea de tener bigotes, un pene y una corbata color oro viejo. En fin, eso será motivo de otro blog. Yo solo quería decirle a mi mamá que ya no lloraré más, que he iniciado mi propia terapia para no llegar a los cuarenta con un mal recuerdo tatuado en la piel... Quiero decirle a mi mamá que otra vez me daré la oportunidad de ser feliz. Con una mujer.

3 comentarios:

André Salvador Estrada dijo...

feliz, lamentable, molesto o angustiosamente las madres siempre "van a decir", es una joda cuando eso se convierte en su unico trabajo.en fin, que nos queda despeus de tanto tiempo. suepongo que solo escuchar. acatar ya es algo muy distinto ja!

exacta, quizas demasiado, tu descripcion sobre la mujer ( a algunas las asustaria saber que son así realmente. Al parecer has tenido una larga experiencia como lesbiana y, como muchos, has pasado por las altas y las bajas, pero son todas esas cosas las que te hacen la mujer que eres ahora. por lo poco que se, y completandolo por como escribes: felicitaciones.

Saludos.

FENIX DE ALAS NEGRAS

Psdt: no se que sentido tiene firmar con seudonimo si ya puse mi nombre, bueno, debe ser la cotumbre.

evc dijo...

Eres mi alumno verdad?
Qué bueno leer que piensas eso de mí. Gracias.

Doris dijo...

jajajaja el papa de mi ex decia que a las mujeres no hay que tratar de entenderlas solo quererlas entonces yo tenia 17 y pensaba que el era un arrogante y mujeriego, y es un sabio jajaja, mi marida tambien quiere unos bigotes negros que no le conbinan nunca he entendido por que demonios quiere bigotes!!