19 de octubre de 2008

Ella, La Otra, la geografía




Cuando Ella la besó todo siguió igual. O al menos eso le pareció a La Otra.

Cuando Ella la besó quizás el mundo podría haberse puesto de cabeza, pero la vida se detuvo en ese minuto, como si fuera una película muda donde los personajes parece que hablan, pero están llenos de gestos, a veces sin sentido o con tan forzada gracia que perturban. Así quedó La Otra cuando ella la besó. El tiempo se paralizó para recordarle que la vida era más que estar delante de una computadora escribiendo de sus miedos. La vida quizás no era esa paz boba sino todo lo contrario: La vida era un lío.

Cuando Ella la besó, La Otra se preguntó si ese beso era igual a los de antes. ¿Acaso se puede alzar la mano y robar del cielo lo mejor de ese pasado que La Otra creyó haber rebuscado (y tocado) cuando sus lenguas se encontraron?

Cuando Ella la besó, La Otra esperaba que Ella hubiera descubierto su verdad, pero Ella solo lo tomó como un beso. La Otra pensó –ilusa y estúpida- que Ella tomaría su mano y se la llevaría sin retorno. Pero Ella no tenía palabras, no tenía grandes argumentos. Solo guardó silencio. Y La Otra le dijo: “¿Tengo que abrirte el cerebro en dos y decirte las palabras que quiero escuchar?”. Ella quizás no entendió. Ella solo miró el espejo, sintiéndose indescifrable, incomprendida, indomable. Conmovida, La Otra le juró que no abriría su cerebro en dos, que no le diría las palabras que quería escuchar, que simplemente se iría, se marcharía, que seguiría probando suerte, porque el amor tendría que estar en otra parte. El amor debe estar en otra parte.

Pero cuando Ella la besó, La Otra se sintió menos cansada, menos fea, menos vieja, menos torpe, menos estúpida, menos robot, menos gorda. La Otra pensó, otra vez, en lo irónica que es la vida. Ella, la misma que la había hecho sentir justamente cansada, fea, vieja, torpe, estúpida, robot, gorda. Ella había vuelto del fondo de la mierda para recordarle que tenía mil oportunidades más en la vida.

Ella y La Otra tomaron rumbos distintos, como ya es la costumbre.

Ella jugando a jugar, mientras La Otra se hundía en su rutina de éxito, pensando que el amor está en otra parte, quizás –sí quizás- en la geografía de Ella, o quizás en un territorio todavía desconocido.

23 comentarios:

Cantu dijo...

algun fragmento?

me desespera y gusta.

Ana Claudia dijo...

...

Desgarradoramente agradable.

El amor debe estar en otra parte.


:|


Ok, morí.


La nostalgia mueve al mundo...

Saludos.

aquiles martin dijo...

ohhhh, pero sí hay gente q no está hablando de magaly, :D q bien, yo la verdad no aguanté la tentación.
Muchos Besos y gracias por el segundo comment, no me lo esperaba.

Chesend dijo...

que será más fácil? descubrir la geografía donde está ese amor o conquistarla para vivir alli por siempre?...

estoy filosofando a un par de semanas de empezar a vivir juntas...

un abrazo?

Vero dijo...

Me encanta tu estilo, me gusta mucho cómo escribís...

Y sí, siempre hay un beso que mientras dura, te hace sentir menos fea, menos aburrida de la vida, menos gorda... y cuando termina, te da vuelta por completo.

Saludos!

Mariel dijo...

Te leo y no voy a dejar de leerte.
Me encantó. Quien no fue "Ella"?? Quien no fue "LaOtra"?
BEsotes.-

Anónimo dijo...

Hola Esther
Tu relato me mató al igual que la canción
Eres lo máximo.
Cómo ser la mujer que te mueve del piso!

Cathy Pazos dijo...

Me encanta lo que escribes, pero que lástima que alguno casos la geografía no permita que dos personas puedan amarse...

Mil dijo...

"Ella había vuelto del fondo de la mierda para recordarle que tenía mil oportunidades más en la vida. "

Ese fragmento me parece excepcional.
Cómo aparecen admiradoras, che!

Un beso

marga dijo...

fue entonces cuando La Otra volvió a vestir su ropa de safari
?

;-)

Anónimo dijo...

!!!!Qué fuerte!!!
Me he quedado pensando todo el día en este tema del post.
Hay un punto específico en esa geografía que buscás?

Afrodita

Adrii Sweety dijo...

Esta lindo!!
En verdad que me ha gustado mucho XDDD.

Bonita Semana Esther!!

Anónimo dijo...

No sé si estas enamorada o decepcionada
Aclaras nena?

Rafaela

Ana Claudia dijo...

Ok, sí... lo leí de nuevp y me gustó más.

xD




Y, no... no me fue ni bien ni mal con la neocorteza. El tiempo apremia, decía el profeso. Y, sí.. apremiaba y no expuse, ni siquiera el grupo anterior. U_u... y yo no no dormí por las huevas! jajaja.

Saludos, Esther.

carmen dijo...

hola esther
Me has tenido quemando todas mis neuronas por este post..jaj andas muy filosofica estos dias? que habra pasado?? me gusto eso de robarte al cielo lo mejor del pasado...pero creo que lo unico que queda del pasado son los recuerdos..tu que crees?
espero que estes bien.. en serio.
cuidate

Lespi dijo...

Me dejó una profunda nostalgia.
Muchas quizás, en algún momento de nuestras vidas, hemos sido "Ella" o "La Otra"...

Cecilia dijo...

me gustó mucho. son de esas cosas que cuando las lees... sentis.
quien pudiera escribir asi!

saludos
cecilia

victoria-samotracia dijo...

El beso es reparador de males, creador de tragedias, salvador de almas, tortura de amantes...Esther, Esther qué cálido es tu corazón.

yiya dijo...

El amor tiene quee star en otra parte..
Soy he sido y sere un poquito de las dos creo..
Un abrazo como siempre un gusto pasar por aca..

evargas dijo...

Rafaela:
A pedido de mi pareja respondo:
Estoy todo.
Podría ser: Enamorada, pero decepcionada de mí. Y bueno este texto está etiquetado como FICCIONES, así que no busquemos semejanzas con la realidad, que puede ser peor o mejor.

Evange dijo...

Sabes que? se me puso la piel de gallina al leer esto.


Saludos!

He sido ella y la otra, muchas veces y también al mismo tiempo.

Alexiel Vidam dijo...

Genial Esther, genial...

Es todo lo que tengo que decir.

Sorry, sigo poco inspirada.

Gracias por tu apoyo.

Un fuerte abrazo.

Se te quiere.

-Alex

Toujours Alive dijo...

Hola apenas descubro blog, gracias por pasar por el mio.

Todavia no lo exploro todo (dame chaaance) pero esta entrada, esta genial!! wow!

Saludos desde Mexico!! =)